Vivamos hasta que muramos.

COMENTARIO DE RAËL Salvo que nos quedemos encerrados en nuestra casa o escondidos detrás de una mascarilla inútil