El Mensaje Raeliano

Los Elohim nos explican que fueron creados por una raza más avanzada de humanos que fueron creados por una raza más avanzada de humanos y así sucesivamente, ad infinitum. Somos simplemente otro eslabón en el ciclo eterno de la vida, y un día nuestros científicos viajarán a otro planeta y crearán vida de la misma manera que lo hicieron los Elohim en nuestro planeta.

Los Elohim no son invasores. Han mostrado su deseo de venir, pero respetan nuestra decisión de decir que no. Depende de nosotros invitarlos, y nuestra invitación es la Embajada. Es lo menos que podemos hacer.
Sin la neutralidad de una embajada, un espacio aéreo libre y una bienvenida oficial, un aterrizaje no anunciado y no deseado tendría enormes repercusiones políticas, económicas y sociales con consecuencias desastrosas en todo el mundo. Debido a que Raël es su Embajador en la Tierra, los Elohim no apoyarán ningún gobierno, religión o ideología que no sea la Filosofía Raeliana. Por lo tanto, sólo vendrán cuando se construya su Embajada. Tal es su amor y respeto por nosotros.

Porque un aterrizaje no anunciado y no deseado sería pandemonio y los gobiernos del mundo los verían como invasores, lo que resultaría en una amenaza de represalia por parte de los militares. La única manera de evitar este escenario desastroso es crear conciencia de quiénes son los Elohim y difundir primero el Mensaje de Raël por todo el mundo. Sólo entonces podremos imaginar el regreso de nuestros Creadores que nos aman y que desean reunirse oficialmente con nuestros gobiernos del mundo para que puedan compartir su herencia científica.

La filosofía Raeliana es de comprensión más que de creer. Esta es precisamente la razón por la que Raël pide que no le creamos ciegamente, sino que hagamos nuestra propia investigación y luego saquemos nuestras propias conclusiones después de leer su libro, «Diseño Inteligente – Mensaje de los Diseñadores».

Lo que está escrito en el libro de Raël, está confirmado y apoyado por todos los escritos religiosos antiguos, leyendas, tradiciones, así como la ciencia moderna. A lo largo de nuestra historia y en todos los continentes se pueden encontrar pruebas de contactos entre la humanidad y seres de otro planeta. Además, muchos de nuestros avances científicos logrados en las últimas décadas estaban destinados a suceder como mencionó Raël hace más de 40 años.

El Movimiento Raeliano

No. El Movimiento Raeliano es una organización sin fines lucrativos que no paga ningún salario a sus miembros, incluyendo Raël. Todos los miembros son voluntarios que entienden la magnitud de la misión de Raël y que donan parte de su tiempo libre.
Para asegurar que el dinero del Movimiento NO se utilice para pagar un salario a Raël, hay una entidad separada llamada «Fundación Raeliana», que apoya financieramente a Raël. Los Raelianos que así lo deseen, pueden hacer donativos a esta Fundación, pero no es obligatorio.

Como nuestra sociedad todavía se basa en un sistema monetario, el Movimiento Raeliano también depende de los donativos para financiar sus actividades en todo el mundo.

Los donativos realizados al Movimiento Raeliano se utilizan para nuestros dos objetivos principales:
1. Informar a la humanidad sobre los Mensajes entregados a Raël por los Elohim (volantes, carteles, anuncios espectaculares, conferencias, administración del sitio web, etc.), y
2) Construir una Embajada para dar bienvenida oficialmente a los Elohim.

Como Raelianos, somos ateos, lo que significa que no creemos en un Dios sobrenatural e impalpable. Comprendemos que cuando nuestros antepasados hablaban de ‘Dios’ como una deidad, en realidad estaban hablando de una civilización extraterrestre científicamente avanzada conocida como «Elohim» en la Biblia hebrea, una palabra que literalmente se traduce a, «Aquellos que vinieron del cielo», o «Pueblo del cielo», como los llaman los nativos. Debido a la falta de comprensión científica en ese momento, terminamos con un mundo lleno de superstición, misticismo y delirio.

Los Elohim, que son 25,000 años más avanzados científicamente que nosotros, no crearon el universo, sino que llegaron a la Tierra en un momento en que no tenía vida y finalmente construyeron enormes laboratorios para diseñar científicamente toda la vida utilizando tecnología avanzada de ingeniería genética. Comenzaron con organismos simples y finalmente crearon seres humanos «a su imagen» como se indica en la Biblia—Génesis 1:26. Hoy en día, vivimos en la era de la ciencia y podemos comprender y aceptar la plausibilidad de una empresa científica tan extraordinaria.

Mientras que las personas que creen en Dios también creen que Dios es el Creador del Universo, los Raelianos tienen una posición diferente. Los Elohim fueron capaces de mostrar que el universo es infinito tanto en el macrocosmos como en el microcosmos. El concepto de un universo infinito es difícil de comprender para muchos porque nacemos un día y morimos otro; por lo tanto, es fácil suponer que todo lo que nos rodea tiene una naturaleza finita. Pero en un universo infinito, no hay principio ni fin. Todo lo que existe en el universo siempre ha existido y siempre existirá.
Pronto, viajaremos a otro planeta para crear vida en él de la misma manera que los Elohim lo hicieron por nosotros y por lo tanto nos convertiremos en «dioses» nosotros mismos.

En el sentido etimológico, sí lo hacemos. La palabra «religión» ha sido utilizada, mal utilizada y abusada tanto a lo largo de las Edades que no es de extrañar que muchas personas hoy en día rehúyen de cualquier cosa que se califique como «religión» y no la tocan ni con un poste de 10 metros. Al mismo tiempo, muchas personas tienen una idea equivocada de lo que realmente significa «religión» y la ven como una creencia en una especie de deidad. La palabra ‘religión’ proviene de la palabra latina ‘Religare’, que significa «crear un vínculo», ya sea un vínculo entre las personas, o entre los Creadores de la humanidad y su creación, o entre los seres humanos y las estrellas, o entre la Tierra y el Cielo, etc.

Realmente no importa porque lo más importante es «crear este vínculo».

Además, al igual que el budismo, el Raelismo es una religión atea, es decir, los Raelianos no creen en un ‘dios’ porque Dios no existe. En la Biblia hebrea original está escrito, ‘Elohim’, (no ‘dios’) que es plural y literalmente se traduce como ‘aquellos que vinieron del cielo’.

También es importante comprender que si bien los Raelianos no creen en ‘dios’, todavía aceptamos la noción de que hay Creadores y todavía reconocemos a todos los grandes Profetas de antaño como Jesús, Mahoma, Moisés, Buda, etc., que fueron todos los Mensajeros enviados por nuestros Creadores, los Elohim, en diferentes momentos a lo largo de nuestra historia para guiar a la humanidad por el camino de la sabiduría. Cuando la humanidad esté lista para darles la bienvenida con el amor y el respeto que se merecen, los Profetas regresarán en compañía de los Elohim en la Embajada que construiremos.

Sí, todos son bienvenidos a asistir a nuestras reuniones Raelianas informales. El principal evento Raeliano es la Academia de la Felicidad anual que tiene lugar en cada continente, ve nuestra sección de eventos para más detalles.

Clonaid fue iniciado por Maitreya Raël en 1997 ya que la clonación humana es el primer paso hacia la vida eterna científica como lo describen los Elohim. En el año 2000, después de un gran interés en la idea de la clonación humana por personas de todo el mundo, Raël decidió entregar el proyecto Clonaid a la Dra. Brigitte Boisselier, una Obispo Raeliana, para que empezara a trabajar en la clonación del primer ser humano.

Desde entonces, Clonaid ha sido completamente independiente del Movimiento Raeliano. Ni Raël ni el Movimiento Raeliano le aportan fondos, y no tienen ningún otro tipo de relación con Clonaid, que no sea apoyo moral en relación con las tecnologías de clonación. Para más detalles visita clonaid.com.

La Esvástica es anterior a Hitler por miles de años. Fue usada como símbolo de buena fortuna antes de que Hitler la secuestrara. Incrustada en la Estrella de David, es el símbolo más antiguo conocido por la humanidad y es el símbolo de los Elohim, nuestros Creadores. Representa el infinito en el tiempo (Esvástica) y el espacio (Estrella de David).

Con sus 25,000 años de avance científico sobre nosotros, los Elohim fueron capaces de demostrar científicamente que el universo es infinito en el tiempo —representado por la Esvástica donde el tiempo es inversamente proporcional a la masa— y el espacio (macro- y microcosmos) — como es representado por la Estrella de David con ambos triángulos apuntando en direcciones opuestas (como es arriba, es abajo).
Aprende la verdad sobre este símbolo de ‘buena suerte’ en ProSwastika.org.

Un Raeliano es alguien que reconoce públicamente a los Elohim como creadores de la humanidad. Cada año presenta cuatro oportunidades para hacerlo a través de la participación en una ceremonia de bautismo Raeliano demistificada. Las cuatro fechas designadas son también festivos oficiales Raelianos: el primer domingo de abril, el 6 de agosto, el 7 de octubre y el 13 de diciembre.

La ceremonia de bautismo tiene lugar a las 3 p.m. hora local en todo el mundo.

Los miembros activos son Raelianos que contribuyen a los objetivos de la organización y ayudan a transformar este mundo con el fin de preparar a la humanidad para el evento más importante de la historia: el Regreso de los Elohim a la Tierra.

Para obtener más información sobre cómo convertirse en Raeliano y/o miembro activo del Movimiento Raeliano, póngase en contacto con el Movimiento Raeliano de su país.

El Movimiento Raeliano cuenta con cerca de 100 Guías Honorarios, hombres y mujeres que no son Raelianos pero que, como los Raelianos, dedican sus vidas a cambiar el mundo reduciendo la violencia, denunciando injusticias y corrupciones y explotaciones gubernamentales, eliminando tabúes relacionados con Dios y promoviendo los Derechos Humanos. Puede encontrar una lista completa de Guías Honorarios aquí.

Conoce la verdad

¡Lee el Mensaje que nos dieron nuestros creadores durante el encuentro OVNI de Raël en 1973!

Otros eventos

Síguenos

Academia Raël